12 lugares tan sorprendentes que no creerás que están en Chile

07/11/2018

12 LUGARES TAN SORPRENDENTES QUE NO CREERÁS QUE ESTÁN EN CHILE

Chile tiene un abanico de atributos y paisajes tan variados como cordillera, mar, desierto y campos de hielo, y, lo creas o no ¡existen lugares SOR PREN DEN TES y desconocidos para la mayoría! 

Si estás planeando un viaje largo, vacaciones o una escapadita corta, motívate a salir de los destinos típicos porque hay muchos más sitios que valen la pena visitar. Éstos no están en las listas de viajes o lugares más famosos, pero se merecen una y las seleccionamos para ti.

1) La Laguna Roja tiene ese nombre precisamente por el color de su agua. Se ubica en la comuna de Camarones, región de Arica y Parinacota, en el norte de Chile. La laguna era conocida para los habitantes del lugar, pero desconocida hasta el año 2009 para Sernatur, a pesar de que varios kilómetros río abajo se encuentra el Embalse Caritaya. 

La Laguna Rojas es un lugar mágico y lleno de encanto.

2) En el altiplano de la XV región de Arica y Parinacota se encuentra la Reserva de las Vicuñas y Salar de Surire. En este lugar, las vicuñas recorren libres los diferentes bofedales de la reserva.

Con el volcán Guallatire de fondo, se puede avanzar lentamente hacia el sur, bordeando la cordillera de Los Andes, siempre a una altura por sobre los 4500 msnm, así es que ¡toma precaución! para que sea un buen viaje.

3) Como parte del Parque Nacional Nevado Tres Cruces en la Región de Atacama, aproximadamente 160km al noreste de Copiapó y a 3.750 metros de altitud, el Salar de Maricunga se extiende por un área de 80 km².

Este salar antes era un lago, pero con el tiempo se evaporó el agua y, como se encuentra en medio de dos sierras montañosas (Claudio Gay y Domeyko) y no tiene acceso al mar, la sal permanece en la cuenca y es ¡¡espectacular!!

Puede resultar difícil llegar en invierno, por eso el Parque solo está abierto de octubre hasta abril.

4) Por la costa, en el límite sur de la región de Atacama, se encuentra la caleta Chañaral de Aceituno, frente a la Isla Chañaral, una de las islas que forman la Reserva nacional de Pingüinos de Humboldt. Mientras que el lugar más turístico de la reserva es el poblado Punta de Choros, el Chañaral de Aceituno, a 22 kilómetros de Punta de Choros, es el sitio ideal para explorar la reserva tranquilamente. La caleta es pequeña, linda y acogedora. 

Es ideal para visitar con la familia porque desde la caleta se pueden hacer paseos en bote a la Isla Chañaral, donde habita el Pingüino de Humboldt. En la navegación es posible observar lobos de mar y ballenas. 

5) Las Termas del Plomo están en el Cajón del Maipo, insertas en medio de la Cordillera de Los Andes y son unas hermosas pozas naturales de agua terminal provenientes del Volcán San José. Si visitas este lugar en primavera, te podrás dar baños termales, con un pronunciado paisaje cordillerano y rodeado de montañas con nieve y glaciares al rededor, y todo cerquita de la capital.

6) La Isla Mocha es uno de los tesoros turísticos de Chile mejor guardados y se cree que la isla fue habitada desde mucho antes del siglo XVII, sin embargo, sólo desde entonces se tienen documentos sobre su población. 

Este pedacito de tierra, aún desconocido para la gran mayoría de los chilenos, se encuentra ubicado justo enfrente a las costas de Tirúa, en la Región del Bío Bío. Es posible acceder al lugar en avioneta o en lancha, en un viaje que tiene una duración por aire de 15 o 20 minutos, versus 3 o 4 horas por mar.

La isla es un territorio casi virgen y muy poco explotada en todo sentido, poblada sólo por alrededor de 600 personas, a las que se suman los turistas itinerantes. Por lo tanto, es un territorio que hay que explorar con ayuda de los isleños.

7) Termas el Rincón, Coñaripe: En la Región de los Ríos, bordeando las tranquilas aguas del lago Calafquén aparece Coñaripe, un pequeño pueblo desde donde se puede acceder a diferentes termas en la ladera sur del volcán Villarica. El camino es de tierra y va bordeando el río, escalando de a poco la quebrada, en esta ruta, las termas más turísticas son las Termas Geométricas, pero continuando por el mismo camino 4 kms más arriba aparecen las Termas El Rincón.

Un lugar rústico e íntimo en medio del bosque con una caída de agua de fondo. Alrededor se dispersan tinajas de madera que reciben el agua termal hasta rebalsar. Un pequeño sendero se adentra al bosque llegando a pozones naturales con fondos de arena con vista a la cascada. Recibir la brisa de agua fría del agua que cae mientras el cuerpo se calienta con el agua termal es una experiencia que no te puedes perder.

8)  A solo una excursión en barco de un día desde Puerto Natales, se encuentra la Isla Madre de Dios, ubicada en la Región Magallanes, no muy lejos del Parque Nacional Bernardo O’Higgins. Es parte del archipiélago Madre de Dios, que consiste en cinco islas. Sólo una de ellas es habitada.

Hay varias cuevas naturales creadas por la combinación erosiva del viento y de las mareas. Algunas de ellas fueron usadas por el pueblo Kaweskar, que vivió ahí desde hace 6000 años hasta el siglo 21, con distintos propósitos como lugares de entierro o camping temporales. En 2006, la Cueva del Pacífico fue descubierta con sus pinturas y arte rupestres. Otra cueva interesante es la Cueva de las Ballenas, donde se descubrieron esqueletos de ballena de hace 2600-3500 años. 

9) Parque Pumalín:  La Carretera Austral es una de las rutas más reconocidas en Sudamérica por su espectacular belleza. Va desde Puerto Montt hacia Caleta Arena en el sur, desde donde se toma la ruta bi-modal por mar y tierra. Luego de dos transbordadores y un tramo por tierra se llega a Caleta Gonzalo, que es donde comienza la magia. La ruta atraviesa el Parque Pumalín, un parque privado abierto gratuitamente al público que ofrece senderos hacia lagos, ríos y el volcán Michimahuida. El parque es manejado por “Conservation Land Trust“, una fundación sin fines de lucro que era dirigida por Doug Tompkins.

Dicen que este parque es una obra de arte. Estéticamente bien mantenido, es el hogar de zorros, bandurrias, golondrinas, colibrís entre otros muchos animales. Desde el camping se puede ver el Ventisquero el Amarillo al cual se puede acceder por un sendero de 4 horas. El parque Pumalín es uno de los lugares imperdibles de la carretera austral.

10) Bosque Encantado Queulat: El Parque Nacional Queulat, ubicado al sur de Puyuhuapi es reconocido por su ventisquero colgante. Una masa de hielo y nieve que cuelga entre dos montañas se roba la atención desde la altura mientras sus cascadas terminan en el lago, ¿impresionante, no?

Es un paisaje que te invita a la contemplación, a tomar un descanso y apreciar esas obras de arte hechas por la naturaleza.

11) El Parque Nacional Yendegaia, de 150,612 hectáreas, en el extremo sur de Chile en Tierra del Fuego, solo fue abierto en diciembre 2013. Al este, linda con el Parque Nacional Tierra del Fuego en Argentina; juntos, los dos parques se llaman “Parque para la Paz”.

El paisaje hermoso de Yendegaia incluye árboles como Ñires, Coigüe, Canelo y el Notro chileno, también pastizales extensivos, un litoral escarpado, ríos rápidos, montañas sublimes, lagos, glaciares, y matorrales y hierbas resistentes al viento, fuertes lluvias y bajas temperaturas. De junio a septiembre, las temperaturas pueden alcanzar 11 grados bajo cero, pero en verano suben hasta los 24 grados.

12) A los bordes del lago General Carrera se ubica la Catedral de Mármol, formada por mineral de carbonato de calcio. Las propias aguas del lago han erosionado los escarpes costeros, generando unos espacios que simulan ser varias cuevas bajo nivel. Cuando el lago esta bajo se pueden hacer recorridos por los interiores de este maravilloso lugar. 

Sí, créelo, todo esto es Chile y su hermosa biodiversidad.

Por Camila Ahumada Carminati.