¡Descubre la razón de por qué eres amante del camping!

15/11/2018

El otro día iba caminando y me puse a pensar en la tremenda aventura que es salir a acampar y conocer nuevos lugares, fue ahí cuando me pregunté: ¿cómo nacieron los campamentos? porque desde que tengo memoria, el camping ha existido, o no?... ¿de dónde sacaron que "ir de camping" es buena idea? 

La info que encontré reafirmó mi poco conocimiento y abrió nuevas perspectivas a este mundo tan emocionante. Quiero compartir con ustedes esto, porque creo que conocer un poquito de historia, de la historia del camping, nos hace bien.

En términos generales, la acampada, campamento o camping es una actividad que hacen los humanos y que consiste en poner una vivienda temporal, que puede ser portátil o improvisada, en algún lugar con el objetivo de estar ahí un par de días. También se llama camping al lugar físico donde se realiza esta actividad.

Pero detengámonos un momento y pensemos que quizás esto de aventurarse y escapar un rato de las cuatro paredes está en nuestro ADN. Sí, así tal cuál. Quizás todos tenemos ese gen que nos motiva y acerca a la naturaleza de alguna u otra forma.... De hecho, hace más de 10.000 años la especie humana fue nómada, hacían campamento cada vez que era necesario y se movían de acuerdo a sus necesidades. Antiguamente los seres humanos carecían de residencia fija y viajaban en grupos de un lugar a otro con un único objetivo: sobrevivir. Nacieron así los primeros nómadas, cuya organización social predominó hasta la llegada del sedentarismo.

Pero, ¿en qué se parece la vida de estos pueblos a ir de camping? 

No tener una residencia fija no es sinónimo de carecer de una casa donde poder dormir en las cortas estancias que los nómadas hacían en cada lugar. Ellos disponían de pequeñas tiendas hechas con pieles de animales y fáciles de transportar, construían yurtas con los materiales que les ofrecía la naturaleza o se las ingeniaban para crear viviendas con palos y grandes hojas caídas de los árboles.

La tela es, hoy en día, el único elemento que diferencia las tiendas que se encuentran en los campings de las que elaboraban los pueblos itinerantes. Por ello, ir de camping en camping tiene mucho parecido con la vida de los nómadas. Nos movemos de un lugar a otro buscando nuevas experiencias y viajamos a lugares donde el contacto directo con la naturaleza y el respeto por ella es primordial.

Algo así como la película La Era del Hielo, entonces, no es raro que hasta el día de hoy sigamos buscando lugares donde instalar una carpa y disfrutar de lo que nos regala la naturaleza.

La primera manifestación que tuvo el camping surgió en Inglaterra, en el año 1901 con el nombre de Asociación Of Cycle. Transcurrieron los años hasta que recién en 1906 la mencionada institución pudo llevar a cabo su primer campamento de camping ciclista; coincidiendo también, ese año, con la fundación de la sociedad denominada The Camping Club. Un año más tarde, el inolvidable Baden Powell, influenciado por lo visto y leído, realiza el primer campamento de muchachos. Esto da origen a lo que más adelante se conocerá con el nombre de Scoutismo.

Hay campings con diferentes fines: de recreación o turismo, vivienda, refugio, militar, de protesta o educativo; hoy nos quedaremos con el primero. 

El camping de recreación o turismo es una de las actividades más populares de contacto con la naturaleza. En su forma más típica, esta actividad se hace al aire libre, durmiendo una o más noches en una carpa o motorhome y, como se han podido dar cuenta en Rutero, los campings suelen realizarse en sitios como parques, zonas ecológicas, reservas naturales, playas, cerros o montañas, sobre la nieve, en un bosque o incluso dentro de un refugio.

Algunas personas buscan disfrutar la naturaleza y escapar de la ruidosa ciudad, otros buscan salir a excursionar y conocer lugares que jamás pensaron que existían y, para otros, simplemente es un estilo de vida. Pero, ¿saben lo que más me llamó la atención? Desde sus comienzos en 1901, la acción de hacer camping lleva consigo una filosofía muy definida: respeto a la naturaleza, tolerancia y compañerismo, fomentar la actividad física y la maravillosa capacidad de superar adversidades e incomodidades. 

Lo lindo del camping, es que es es una actividad de aventuras y aprendizajes constantes. Las actividades diarias como comer, dormir o dar curso a las necesidades biológicas necesitan herramientas que en la naturaleza no están disponibles. Estas situaciones, para muchos, puede ser (y así debería ser)  un estímulo para agudizar el ingenio, las destrezas y la buena organización previa a la aventura.

No sé ustedes, pero yo estoy planificando y en mis próximos días libres tomaré la mochila, pondré lo necesario y me iré de camping!!

Por Camila Ahumada Carminati.